Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

sábado, enero 19, 2008

'Edith Stein y los místicos españoles', edición de Gerardo del Pozo


De unas jornadas en la Facultad de Teología San Dámaso, nos quedan buenas semblanzas de la filósofa judía y agnóstica que entró en el Carmelo.
La Santa Carmelita Teresa Benedicta de la Cruz (Edith Stein antes de entrar en el convento) fue nombrada por Juan Pablo II co-patrona de Europa. Pero ya antes, por el testimonio martirial y por sus escritos, tanto filosóficos como pedagógicos y espirituales, gozaba de amplio reconocimiento en toda Europa. Su recepción en España fue algo más tardía aunque ya han aparecido algunos volúmenes de sus obras completas y muchas otras, como La ciencia de la cruz o Escritos sobre la mujer, han alcanzado gran difusión, al igual que su manual de metafísica, Ser finito y ser eterno.Hemos, pues, de congratularnos de que, al amparo de la Facultad de Teología San Dámaso, tuvieran lugar unas jornadas sobre la relación de la santa con los místicos españoles. Del resultado de aquel encuentro, que también fue intercambio de saberes entre profesores españoles y alemanes, habla este volumen. Algunos de los artículos no deben quedar sólo al alcance de los estudiosos sino que es bueno que conozcan una más amplia difusión. Así, por ejemplo, el profesor Gerardo del Pozo, traza una semblanza que conjuga la teología, la vida y la espiritualidad de Edith Stein en el horizonte de su patronazgo sobre Europa, vinculando así su existencia con la de todos nosotros.Por otra parte, la profesora Hanna-Barbara Gerlfalkovitz, analiza la conversión de Edith, su paso del judaísmo (agnosticismo) al catolicismo, en el contexto de la situación de Alemania y de los movimientos que se daban entonces, entre los que destacan la fenomenología (en la que se introdujo de la mano de Husserl), el Movimiento Litúrgico y el Movimiento de la Juventud. Atiende al estado de la sociedad, a las preocupaciones de la entonces filósofa por esos temas y a la coincidencia temporal del paso de muchas otras personas al catolicismo, como Dietrich von Hildebrand o Gertrud von le Ford.En otros apartados, de la mano de grandes especialistas, se trata de la relación de Edith Stein con los grandes maestros espirituales del Carmelo, especialmente Teresa de Ávila y Juan de la Cruz. Y también hay un apartado, muy en la línea de la autora, que se refiere al papel de la mujer. Edith Stein ve en el troquelado masculino femenino, con el que Dios crea al hombre, un signo de una vocación. En ese sentido se refiere a la especial disponibilidad de la mujer para lo religioso, en general, y lo místico en particular.Por último cierra el libro un sugerente artículo en el que José Luis Caballero Bono tomando como marco las fotografías que se han conservado de Edith Stein, realiza tres miradas sobre Edith. Allí se nos muestra como profesora, en un día de fiesta en el Carmelo y, finalmente una mirada que invita a meditar. Escribe este autor: “Hoy nadie sabe dónde están las cenizas de Edith Stein. Pero la profundidad de su mirada sigue hechizándonos”. Este volumen también nos adentra por los senderos, ricos en experiencia religiosa, sabiduría humana y santidad de una testigo de nuestro tiempo. EDITH STEIN Y LOS MÍSTICOS ESPAÑOLESGerardo del Pozo Abejón (ed.)Facultad de Teología San DámasoMadrid 2006194 páginas