Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

martes, junio 24, 2008

José Luis Martín Nogales novela los misterios de 'La Venus del espejo'


«El cuadro y su modelo encierran un sinfín de misterios». Así se refiere José Luis Martín Nogales a 'La Venus del espejo', quizá el lienzo más famoso de Veláquez después de 'Las Meninas' y que desde que el genio sevillano lo pintara ha venido intrigando a estudiosos, especialistas y curiosos.


Un gremio al que pertenece el crítico y director de la UNED en Pamplona, que ha decidido debutar en la narración novelando los misterios que envuelven a este iconoclasta retrato.Lo hace en 'La mujer de Roma' (Ediciones B). A través del personaje de Martín especula el novelista debutante sobre la identidad de la misteriosa y seductora modelo que impulsó a Diego Velázquez (1599-1660) a contravenir la rigurosa moralidad de su tiempo, a pintar un lienzo considerado poco menos que pornográfico entonces «y que le pudo costar la excomunión y quizá la vida». «Es el único desnudo que existe en el siglo XVII, es muy atrevido, y si no es pornográfico, es decididamente erótico», apunta Martín Nogales.Y es que Velázquez, pintor de cámara de Felpe IV, contravino las indicaciones del Rey, retrasó su regreso de Italia y decidió pintar allí un desnudo cuando la Inquisición lo prohibía expresamente. Trasladó finalmente la monumental pintura de Roma a Madrid arrostrando el riesgo de ser «cazado» y sufrir los rigores del implacable Santo Oficio.Así lo explica el narrador, que ha tenido como «padrinos» de su bautizo novelístico al académico y narrador Luis Mateo Díez y a Carmen Posadas. Un Martín Nogales que se confiesa un rendido admirado de Velázquez. Desde que tiene uso de razón ha venido acumulando material sobre el más intrigante de sus lienzos, una pintura llena de trampas que es hoy una de las pieza estelares de la National Gallery en Londres pero cuyo origen, traslado a España y posterior viaje al Reino Unido constituyen de por sí una novela. También sobre la vida de Velázquez, «llena de claroscuros y contradicciones».Basándose en documento reales, Martín Nogales reconstruye al detalle la estancia romana de Velázquez entre 1649 y 1651 y las vicisitudes del cuadro que perteneció a la Casa de Alba o Manuel Godoy y que llegó al Reino Unido en 1813. «Todo lo que se cuenta es cierto. La documentación que he manejado es el andamiaje de la novela, que, cuando se retira, queda trabada con la ficción, que funciona como la argamasa», explica. «Son muchas la preguntas y los misterios que quedan por descubrir en torno a la vida de Velázquez». Unos misterios que son el motor de la novela que arranca con el hallazgo contemporáneo de una copia 'La Venus del espejo' que obligará al protagonista a viajar a Londres, París y Roma. Su empeño no es otro que descubrir la identidad de la mujer que fascinó a Velázquez pero cuya identidad salvaguardó el pintor.