Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

domingo, agosto 31, 2008

Algunos valdeandinos escuchando el mensaje del zorro salvaje Soperín



Valdeandemagico acudió a la atracción del verano, en Hacinas. El protagonista, no es ni mas ni menos, que Soperín, el zorro salvaje, que desde finales de Julio del 2008, acude todas las noches a visitar a los habitantes de Hacinas.

Coincidimos merendando en la bodega de el Tanis, en Valdeande, con Prudencio González Rey, y con Félix, quienes nos cuentan la historia de como tenían un perro lobo en casa, el cual no era muy amigo de los gatos, y al verle nervioso, se fijaron en uno que pasaba cerca. Cuando miraron mejor, vieron que era un zorro, así que cogieron un trozo de pan, y se lo echaron. El zorro se comió el pan rápidamente, y desapareció, pero a partir de entonces, todas las noches acude puntualmente a la cita para saludar a sus amigos, y a transmitir mensajes de paz a los niños.

El primer día estaba cojo y delgado, un mes más tarde, cuando tenemos la suerte de verle nosotros, está fuerte y corre como un galgo.

Preparamos en la bodega, las chuletas de cordero que hemos comprado en el bar del Rufino. La idea es guardar los huesos para compartirlos con el amigo Soperín.


El Emi, el mayor experto de Valdeande, en chuletas de cordero a la parrilla, se encarga de ponerlas a punto.


Están sencillamente deliciosas, por algo las chuletas de cordero es la mayor atracción turística de la zona del Ribera del Duero, lógicamente acompañado de su vino.




Nos desplazamos a Hacinas, y nos quedamos a la espera de la visita de Soperín. Nosotros los valdeandinos, hacemos bromas, y dudamos de que un zorro salvaje, acuda a visitarnos.


El lugar se va llenando de curiosos, y los niños, rodean y quieren tocar a el Pruden, padre adoctivo del zorro Soperín.


Y a su hora, como un reloj, bajando de las montañas, aparece el protagonista de las noches de Hacinas. Es él, el zorro salvaje más querido de España, Soperín.


Yuri, le invita a entrar, y él, acepta gustoso.


El Emi, sujeta el caballete donde se le ha puesto comida. Y Soperín, hábilmente se hace con ella.


Félix, le da de comer los huesos de las chuletas asadas de Valdeande, y a Soperín, parece que le gustan.


También le dan salchichas, y nuestro protagonista las devora.


Félix, es en la actualidad con el que más confianza tiene Soperín, y lo de comer de su mano, ya es muy habitual.



Los niños van perdiendo el miedo, algunos se sientan juntos, y le dan de comer a Soperín. Éste, acepta la comida, y les deleita con unos recuerdos que no olvidarán nunca, y les cuenta al oído que tienen de decir a sus padres y abuelos que deben de respetar los muchos animales salvajes que hay en la zona, y que no deben de ser enemigos, sino amigos y deben compartir juntos las bellezas de las montañas de Burgos. También deben de tener mucho cuidado con los coches, pues diariamente mueren sus hermanos en las carreteras, y nadie hace nada. Los niños entienden el mensaje, y prometen decirselo a sus padres.


Finalmente, decide volver a su guarida, con los suyos, soñando con que el mensaje dado a los niños, tenga eco en el futuro. Y prometiendo volver al día siguiente.




Los medios de comunicación, van corriendo la voz del mensaje que Sopetín ha transmitido a los niños.



lunes, agosto 11, 2008

Piscinas. Articulo del Diario de Burgos



La comarca hace el agosto

Ante la insuficiente oferta de piscinas de verano en la capital ribereña y lo tardío de la apertura de la única municipal que está en marcha, los complejos de las localidades cercanas están acogiendo a un gran número de arandinos y ribereños

El entorno de las piscinas de Peñaranda de Duero encierra muchos siglos de historia.
Paco Santamaría

Si se disponen a pasar un día de ocio estival en la piscina tendrán que preparar el traje de baño, la merienda, el protector solar y las llaves del coche, ya que basta con dar un paseo por las instalaciones de la comarca para comprobar, con solo un vistazo, que la peor opción de baño del verano se encuentra en la capital de la Ribera. Hay habilitada una única piscina pública, descuidada, que ha abierto tarde sus puertas y al precio más alto. Esto ha hecho que, pese a la crisis económica, las infraestructuras comárcales hayan notado balances muy positivos en sus cuentas y es que a los arandinos les resulta mucho más atractivo desplazarse.Por si la alta calidad de algunos complejos no fuera suficiente, como son los casos de Torresandino o Caleruega, hay que resaltar la curiosidad de darse un baño entre murallas del siglo XVII en las piscinas de Peñaranda o una infraestructura que se abastece con agua de manantial, en Tubilla del Lago.Aunque el precio del carburante esté en aumento, la gente no lo duda ni un segundo y acude cada fin de semana a Torresandino, donde como comenta una de las responsables, un domingo llegaron a vender unas 500 entradas de adulto y alrededor de 200 infantiles, cifra a la que hay que añadir los abonos. Las instalaciones disponen de tres vasos: uno infantil, dedicado a los más pequeños, uno mediana, escenario de juegos y chapuzones para combatir el calor, y el grande, indicado para nadar. Praderas de espeso césped con arboledas que proporcionan sombra, columpios para el disfrute de los más pequeños y el campo de fútbol sala, al que se puede acceder desde el complejo, son los ingredientes que completan una jornada de turismo de interior en el complejo. Es tanta la aglomeración de gente que últimamente se da en estas instalaciones que al vernos merodear, un improvisado bañista cómicamente comenta, «no las vendáis más, que ya somos suficientes».Siguiendo en la zona oeste de la comarca, se encuentran las piscinas de Roa, están formadas por tres vasos y disponen de amplio espacio verde. Es de resaltar, a su favor, el gran número de papeleras que encontramos en las instalaciones. Aunque también diremos que el día de nuestra visita la piscina infantil estaba un poco sucia, una de las responsables comentó que debido a un problema en la infraestructura deben cambiar el agua cada tres días, y ese era el último día al uso.En el noreste de la comarca hay piscinas en Tubilla del Lago, Valdeande y Caleruega. Las primeras se abastecen con agua de manantial, debido a la riqueza de los acuíferos del pueblo. Inicialmente la impresión que produce, es que estará fría, pero no es así, esta temporada han instalado placas solares que la climatizan, novedad que ha repercutido en el número de visitantes, ya que según señala el encargado de mantenimiento, Sergio Yusta, «tras llevar cinco años desempeñando el mismo puesto, esta temporada he visto como mi trabajo se ha multiplicado, cada día vienen más bañistas». En las instalaciones de Caleruega resulta muy curioso que los vasos sean ‘tipo playa’, como los define Aitor Nuñez, uno de los responsables. Cubre poco a poco por todas las zonas y no va de más a menos en el conjunto de la superficie, como en la mayoría de sitios. De esta forma se consigue un aprovechamiento más alto de la capacidad. Las instalaciones no cuentan con muchos espacios de sombra, pero los hermanos Nuñez son conscientes de ello y han colocado sombrillas y parasoles por todo el recinto. Como novedad, este año, el público tiene a su disposición tumbonas gratuitas y una mesa de tenis. Siguiendo en el Este de la comarca se encuentra el complejo municipal de Valdeande, destino también de bañistas de la capital ansiosos por combatir el calor. Los que prefieren desplazarse por la autovía, tienen alternativas en Cabañes de Esgueva o Pinilla Trasmonte, se aseguran el chapuzón sin el agobio de circular por vías inferiores. En Pinilla, la temporada pasada instalaron un plástico especial en uno de los vasos que, según dicen, hace el baño mucho más agradable y seguro.En el noreste de la comarca, las localidades vecinas de Sotillo de la Ribera y Gumiel de Mercado disponen de amplios complejos y ambas están equipadas por dos vasos. El entorno de las primeras es llamativo, ya que se encuentra en el corazón de un pinar, los bañistas pueden sentir la salvaje espesura, pero en un entorno cuidado y adaptado. El complejo de Gumiel, es uno de los que más caras arandinas alberga y no solo por la proximidad, ya que las instalaciones son bastante propicias para pasar una tarde agradable.Oferta crecienteEn los próximos años, la oferta de la comarca aumentará prodigiosamente, con una curiosa novedad, y es que el Ayuntamiento de Tórtoles de Esgueva tiene en proyecto, la construcción de un complejo deportivo con piscinas semicubiertas, a las que pretende dar un uso de al menos seis meses. Ante las numerosas alternativas, son los propios ribereños los que hacen su propio balance y elección para combatir la ola de calor.