Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

viernes, septiembre 03, 2010

Un robot seguirá explotando la sonda de medir la temperatura en la pirámide de Keops.

La noticia ha golpeado la prensa mundial, ya que un nuevo robot va a entrar en el canal de la cámara de la reina, en la pirámide de Keops.
Nos sorprende ver tanto interés mediático, tanto dinero y tanta veneración, cuando para valdeandemagico, simplemente estamos hablando de una sonda de monitorización de la temperatura del exterior de la pirámide.

Comenta la noticia: "conocido como Proyecto Djedi, por el nombre del mago a quien Keops consultó cuando planeó la pirámide, el robot será capaz de abrirse paso horadando un conjunto de puertas para ver qué hay detrás. "

Para Valdeandemagico, Djedi, no fue ningún mago, simplemente quien construyó la pirámide era un físico con conocimientos suficientes para medir la habitabilidad de la tierra a través de un artefacto hecho con materiales duraderos, y para mandar dichos datos a su planeta, donde se demodulaban y estudiaban.

También comentan: "la segunda puerta es distinta a la primera. Parece como si velara o cubriera algo, explica el doctor Zahi Hawass, jefe del Supremo Consejo que está a cargo de la expedición. "

Para Valdeandemágico, no hay que velar, ni cubrir nada, simplemente hay que medir la anchura y altura de la guía de onda, y las distancias para saber como resuena. Y hasta los asusta el peligroso Zahi Hawass, y hasta su título, jefe del Supremo Consejo, es decir quien no comulgue con lo que él dice, peligro.

Es curioso ver como se invierte tanto dinero, y tanta publicidad mediática en ver algo que quieren transmitirnos, como algo misterioso, algún tesoro, algún no sé que. Y sin embargo nadie es capaz de asumir que dicho artefacto fue construido por alguien más inteligente que nosotros, y que necesitaba monitorizar el estado de la tierra, sin tener que hacer grandes desplazamientos. Vamos, lo que tendremos que hacer nosotros cuando vayamos a otros planetas lejanos, construir estaciones de monitorización de dicho planeta.

Para Valdeandemagico, las dos sondas, o conductos que salían de la cámara de la Reina, simplemente medían la temperatura, y como estaban en ambos lados, con dichos datos se podía saber si era de día o de noche, si estaba nublado o despejado... y el funcionamiento era que simplemente cuando por dichas guías de onda entraba el pulso electromagnético, pues dependiendo de la temperatura de la pirámide, dicho conducto medía un poco más o un poco menos, por lo que la reflejada del pulso tendría una frecuencia u otra. Luego en dicha frecuencia reflejada iba la información de las variaciones de temperatura. Recordemos que luego ésto llegaba hasta la cámara del Rey, donde modulando la portadora central de 1.42 Ghz, salía por los conductos de la cámara del Rey rumbo a Orión, donde demodulaban todos los datos y eran capaces de saber el estado de habitalidad de la tierra.

Realmente con un simple cambio de mentalidad, resulta que prácticamente todos los misterios de la humanidad pasan a tener sentido y una explicación muy simple, pero lo complejo es ese cambio de mentalidad en una sociedad donde llevamos 2000 años viviendo sobre una fábula o cuento que nos han contado y nos han obligado a estudiar, y quien no comulga con dicho cuento, no tiene hueco en dicha sociedad.

A pesar de todo, sabemos que somos los únicos que pensamos así, los único en intentar ver una sonda de medir temperatura terrestre, en ver un termómetro en un conducto, cuando todo el mundo piensa en lo sagrado, en lo misterioso, en el culto, en Dios, en los tesoros escondidos. Dicen los titulares que Keops guarda un secreto, pero para Valdeandemagico, no hay secreto alguno.



A pesar de todo, esperaremos juntos el final del trayecto de dicho robot.