Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

lunes, marzo 07, 2011

Debido al modelo fractal, desde la pirámide de Keops monitorizaban toda la tierra.

Según Valdeandemagico, desde la cámara subterranea de la pirámide de Keops, se obtenía toda información del ser vivo planeta tierra, ya que todo es fractal.



Si entendemos que analizando un trozo de pelo de nuestro cuerpo, podemos ver toda la información de nuestro cuerpo, ya que su ADN sabe todo sobre nosotros, pues resulta fácil entender que analiando una muestra en la cámara subterranea de la pirámide de keops, podemos saber todo sobre la tierra, y hasta dibujar un mapa como el de Piris Reis, el cual, según Valdeandemagico fue realizado con los datos obtenidos en dicha pirámide. Y también podemos entender como la marca QR, la que identificaba al planeta tierra, la que crearon en las conocidas como líneas de Nazca, también iba en la muestra obtenida en la cámara subterranea de Keops.

Siguiendo con la explicación de la teoría de Valdeandemagico de que el complejo de pirámides de Giza, era un centro de monitorización de datos físicos de la tierra, hoy toca hablar del porqué con una sola cámara subterranea en la pirámide de Keops, se podían obtener datos de la totalidad de la tierra, y la respuesta es muy sencilla, porque todo es fractal.

La importancia de los fractales, relacionados con la teoría de Valdeandemagico, radica en que partiendo de que la tierra es un agujero negro, y que según el modelo fractal cada porción del objeto posee las mismas características que el objeto completo. Esto significa que simplemente monitorizando los campos magnéticos de la cámara subterranea de la pirámide de Keops, podemos obtener información de todo el planeta tierra.

Lógicamente esto no debe extrañarnos, pues ya sabemos que, por ejemplo, en una célula de nuestro cabello, está la información completa nosotros. Pues lo mismo de la tierra.

Según Valdeandemagico la teoría unificada estaría basada en agujeros negros, y el como éstos interactúan entre si, cuyas resonancias siguiendo modelos fractales pueden producir todo lo que hay a nuestro alrededor.

La estructura del universo (o del espacio-tiempo) es fractal y, por tanto, allí donde se encuentra, repite hasta el infinito, y con tamaños distintos, los mismos motivos o patrones.

Las leyes de la naturaleza deben ser validas en todo sistema de coordenadas, cualquiera que sea su estado de movimiento y escala.


Pues bien, parece que en matemáticas es igual, y que en el modelo matemático de fractales, se van dando pasos, hablamos de que no solo la matería que vemos es producto fractal, sino que también lo son los números.

REMARK ON A THEOREM OF FOLSOM, KENT, AND ONO


Nueva teoría matemática revela la naturaleza de los números

Ken Ono y su equipo de investigación han descubierto que las particiones se comportan como fractales. Han desarrollado una teoría para “ver” su súper estructura infinitamente repetida.


Durante siglos, algunos de los matemáticos más importantes han tratado de dar sentido a las particiones de los números, la base para sumar y contar.

Muchos matemáticos han añadido piezas importantes al puzle (juego numérico), pero todos se quedaron cortos al tratar de ofrecer una teoría completa que explicase las particiones.

Por el contrario, el trabajo de Ken Ono ha generado más preguntas sobre esta área fundamental de las matemáticas. Ahora, el especialista de la Universidad de Emory, ha desvelado nuevas teorías que responden a las interrogantes, difunden medios internacionales.

Ono y su equipo de investigación han descubierto que las particiones de un número se comportan como fractales. De esta forma, han desarrollado una teoría matemática para “ver” su súper estructura infinitamente repetida.

Así, han ideado la primera fórmula finita para calcular las particiones de cualquier número. El trabajo ha sido patrocinado por el Instituto Americano de Matemáticas (AIM, por sus siglas en inglés) y la Fundación Nacional de Ciencia.

“Nuestro trabajo trae ideas completamente nuevas a estos problemas. Hemos demostrado que las particiones de números son 'fractales' para cada primo. Nuestro procedimiento de 'aumento' resuelve varias conjeturas abiertas, y cambiará la forma en que los matemáticos estudian las particiones”, señaló Ono.

“Ken Ono ha logrado unos avances absolutamente sobrecogedores en la teoría de particiones, ha demostrado propiedades asombrosas. Es un fenómeno, asegura George Andrews, profesor de la Universidad Estatal de Pennsylvania y presidente de la Sociedad Matemática Americana.

A primera vista, las particiones de números parecen un juego de niños. La partición de un número es una secuencia de enteros positivos que se suman para formar ese número. Por ejemplo, 4 = 3+1 = 2+2 = 2+1+1 = 1+1+1+1. Por lo que decimos que hay cinco particiones para el número 4. Suena simple, y aún así la partición de números crece a un ritmo increíble. La cantidad de particiones de 10 es 42. Para el número 100, la partición explota a más de 190 millones.

“La partición de números es una loca secuencia de enteros que rápidamente se va a infinito”, esta provocadora secuencia genera asombro, y ha fascinado desde hace mucho a los matemáticos”, señala Ono.

Hasta el avance del equipo de Ono, nadie había sido capaz de desvelar el secreto del patrón complejo subyacente a este rápido crecimiento.

A principios del siglo XX, Srinivasa Ramanujan y G. H. Hardy inventaron el método del círculo, el cual arrojaba la primera buena aproximación a las particiones de números por encima de 200.

“Es como Galileo inventando el telescopio, permitiéndote ver más allá de lo que se ve a simple vista, aunque la visión es tenue”, apunta Ono.

En 1937, Hans Rademacher encontró una fórmula exacta para el cálculo de valores de particiones, aunque el método era una gran mejora respecto a la fórmula exacta de Euler, requería sumar infinitamente muchos números que tienen infinitas cifras decimales. En las siguientes décadas, los matemáticos han seguido trabajando sobre estos avances, añadiendo más piezas al puzle. Ono batalló con los problemas durante meses y su eureka llegó en septiembre, cuando estaba de excursión con sus colegas en las Cataratas Tallulah, en el norte de Georgia. Cuando andaban entre los bosques, notando los patrones en los cúmulos de árboles, pensaron que podría ser similar a “andar” entre las particiones de números. Se echaron a reír. Ya casi lo tenían.













1 comentario:

Garito dijo...

Hola!

Soy programador y llevo 2 años investigando los fractales para hacer un lenguaje de programacion basado en ellos

Hace un dia o dos, en esta entrada, habia una presentacion que ahora no aparece

Puedes volver a publicarla o pasarme el link para que la pueda ver?

Gracias!