Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

domingo, noviembre 20, 2011

El ADN es capaz de pensar igual que nuestro cerebro

Según la teoría del todo de Valdeandemagico, el ADN de las células es capaz de pensar, es decir simplemente es su cerebro. A los que nos hemos preguntado muchas veces el porqué todas nuestras células saben lo que tienen que hacer, y siempre lo hace bien, pues la teoría de Valdeandemagico resuelve el enigma de una forma fácil,  el ADN de cada célula recibe la información, piensa, consulta, medita y da la orden de acción a la célula, que ha considerado más idónea al problema presentado. Y entre sus genes, también tiene algunos que son genes espejo.

Como repetimos constantemente la teoría del todo de Valdeandemagico es transdimensional, es decir si en este caso sabemos como funciona nuestro cerebro, pues exactamente igual funciona el cerebro del ser superior (Universo Inteligente) y el del ser inferior (célula).

Esto supone un paradigma nuevo, una forma radicalmente diferente de ver las cosas, ya que el ADN pasaría a ser la CPU del bio-ordenador, el ADN hace exactamente lo mismo que hace nuestro cerebro, recibe información, la procesa y da la orden correspondiente, vamos exactamente igual a la CPU del portátil desde el que estoy escribiendo el post.

Recordemos que la teoría del todo de Valdeandemagico dice que la información siempre está en la nube, eso sí, que cada maquina molecular tiene su nube, la cual se comunica con el resto de nubes. Los cristianos llamaban a esta nube alma. Luego diríamos que cada célula tendría su alma, y el cerebro, o el ADN simplemente se limitan a recibir información, procesarla y ejecutar la orden según los programado y según lo aprendido..

Y como toda máquina molecular, principalmente se compone de multiples antenas, algunas para recibir información cercana y otras para recibir información lejana.

La información cercana la reciben a través de hologramas creados por los cristales líquidos del agua,  Esther del Río nos dice que: "toda célula se comunica a través de una pantalla de cristal líquido capturando y mandando hologramas que pueden ser codificados".

y sin embargo la información lejana , según  nos dice Gariaev,  lo hace  con ondas solitónicas.

De manera, que el ADN no sólo se expresa por su materia, sino también por la información contenida en las funciones de onda de ese mismo ADN. Tal como asegura Gariaev, el genoma es comparable a un bioordenador inteligente que “lee y entiende” la información en forma de onda electromagnética. La clave de este dialogo mediante ondas cargadas de información se centra, según este científico, en la naturaleza vibracional del ADN, que se expresa en función de ondas solitónicas, ondas “que pueden almacenar información durante mucho tiempo y son capaces de propagarse sin deformarse a grandes distancias en medios no lineales.”

Revolucionario enfoque del biofísico Peter Gariaev


Peter Gariaev es biofísico y biólogo molecular, director del Instituto de Biología y Medicina por Ondas de Moscú y miembro de la Academia Rusa de Ciencias Naturales, de la Academia Rusa de Ingenierías y Medicina y de la Academia de Ciencias de Nueva York.
Es reconocido por su descubrimiento del “Efecto Fantasma del ADN” y como uno de los fundadores de la Genética basada en patrones de onda y a continuación nos va a explicar las ideas básicas de su revolucionario descubrimiento… el lenguaje de la biología.

El concepto básico del revolucionario enfoque a la morfogénesis, o a las formas que adopta la biología, propuesta por el equipo de especialistas en genética y lingüística del doctor Gariaev, combina modelos físicos de memoria asociativa holográfica y formalismo matemático, que tienen que ver con patrones de onda intrínsecos en el ADN.

Los principios subyacentes del almacenamiento holográfico y la transferencia solitónica ondular de la información morfogenética, descubren aspectos “energéticos”, previamente desconocidos, de los sistemas biológicos en funcionamiento. Esta nueva revelación de la naturaleza de la morfogénesis, hace posible tratar al Genoma como una bio-computadora holográfica, que genera ondas solitónico-acústicas y electromagnéticas (sonido y luz) que transportan información epigenética (codificación alternativa) en 4 dimensiones, usada por sistemas biológicos para su auto-organización espacial y temporal.

En otras palabras, este nuevo modelo de creación genética, establece la primacía de la actividad energética, en oposición a la actividad bio-química, en dirigir el metabolismo celular y la replicación… una noción que en cuanto sea aceptada por las corrientes establecidas, transformará radicalmente la ciencia genética. A día de hoy, nos encontramos con una situación en la genética, la biología molecular y la medicina en general, que es simultáneamente paradójica y prometedora.

Hace tiempo, la ciencia decidió investigar el código genético humano. Después de un esfuerzo de 10 años se ha conseguido mapear por completo las secuencias de ADN de los humanos, conocidas colectivamente como Genoma. Todas las letras y las secuencias del ADN humano son hoy conocidas.

Gracias a estos resultados preliminares, las fuerzas de la ingeniería transgénica han estado acumulando inercia. Los científicos ya han introducido secuencias genéticas artificiales en plantas, animales y bacterias, que están siendo utilizados como vehículos para estos genes de introducción artificial.

Se ha pensado durante tiempo que estos experimentos tenían un gran potencial para las aplicaciones para la salud humana, prometiendo curas para muchas enfermedades y discapacidades, así como la creación de comidas resistentes a enfermedades, dando pie a la abundancia de alimentos.

Pero paradójicamente, cuanto mayor es el éxito que tenemos en estas tecnologías genéticas y biológico-moleculares, más lejos estamos de entender los principios fundacionales, el funcionamiento interno, de los códigos genéticos.

Hasta la fecha, los éxitos en esta dirección han estado preocupados, primordialmente, por funciones de particulares secuencias de ADN que fabrican varias proteínas, que son los materiales de construcción de los que las células están hechas.

Estas secuencias de genes, ocupan solo el 2% de la memoria genética hallada en los cromosomas. El otro 98%, la mayor parte de los cromosomas, no ha sido comprendida por la corriente genética establecida y ha sido etiquetada, por algún extraño motivo, como ADN “basura”.

Ignorar, o entender tan pobremente el rol de este 98% del genoma humano, es un error apreciable. Más aun, el que comprendamos correctamente el rol de la información genética representada por el 2% “conocido” del ADN, debería ser cuestionado, especialmente cuando el otro 98% es en el presente terra incógnita, terreno desconocido.

Es justo decir que actualmente entendemos pobremente el ADN. Esto es obvio, puesto que al nivel actual de conocimiento genético, no podemos curar completamente el cáncer, resistir el SIDA, vencer a la tuberculosis, o prolongar las vidas de las personas por encima de los 100 años.

Las, inicialmente, brillantes promesas de las creaciones de la investigación transgénica se han convertido, tan solo, en peligrosos “alimentos” híbridos que son extremadamente tóxicos para la biosfera, de la cual todas nuestras vidas dependen. La clonación de animales solo ha producido horribles e inservibles criaturas, o animales que envejecen prematura y anormalmente, como en el conocido caso de la oveja Dolly.

¿Como vamos a poder trascender esta condición de abundancia de experimentos defectuosos y peligrosos, en la que muchos resultados inconsistentes y de gran riesgo son causados por la falta de una comprensión adecuada del ADN y por una dramática deficiencia en alcanzar a comprender los principios operativos fundamentales del genoma humano?

Para conseguir el éxito en nuestros intentos de tratar varios problemas médicos y curvar los procesos del envejecimiento humano, es claramente necesario entender los lenguajes por los cuales las células se comunican.

Hasta cierto punto, aquellos de nosotros que hemos sido pioneros de la “genética de onda” o genética ondular, hemos conseguido este propósito. Parece ser que los lenguajes que estábamos buscando, existen, de hecho, en el 98% incomprendido del ADN, o ADN “basura”, contenido en nuestro propio aparato genético. El principio básico de estos lenguajes genéticos es similar al lenguaje de las imágenes holográficas, así como a los textos construidos por el habla humana.

¿Que nos brinda este nuevo conocimiento? La respuesta es que ahora entendemos estos mecanismos. Hemos experimentado ampliamente con los procesos físicos y las descripciones matemáticas de estas funciones de información guiadas genéticamente. Hemos construido un sofisticado equipo de laboratorio y aparatos matemáticos que nos permiten modelar precisamente las funciones de información de las células vivas y de todo su ADN, incluyendo la red neuronal.

Estos dispositivos representan los primeros “bio-computadores cuánticos”, los cuales nos han permitido: 1) conseguir transferencias distantes (multikilométricas) de información metabólica y genética en forma de campos físicos especiales; 2) introducir estas informaciones en bio-sistemas humanos; y 3) realizar funciones de manejo estratégicas concernientes a bio-sistemas, sistemas bio-químicos y actuales condiciones fisiológicas. En particular, hemos descubierto que es posible regenerar glándulas endocrinas en animales. Por los mismos métodos, hemos curvado significantemente los procesos de envejecimiento en células humanas e incluso, hemos hecho crecer nuevos dientes humanos adultos en individuos que los habían perdido.

Según la revista Discovery D Salud, “hay que agregar que para probar el alcance de su teoría el equipo de Gariaev realizó experimentos modulando ciertos patrones de frecuencia ¡y consiguió reparar cromosomas dañados por rayos X! Tal y como explican Grazyna Fosar y Franz Bludorf en su libro Vernetzte Intelligenz -en el que se ocupan ampliamente de las investigaciones de Gariaev- llegaron incluso a capturar patrones de información de un ADN y lo implantaron en otro reprogramando así las células de éste. De esa manera consiguieron ¡transformar embriones de rana en embriones de salamandra! Insistimos: simplemente transmitiéndoles nuevos patrones de información del ADN. Un proceso que se realizó sin los efectos colaterales derivados de la manipulación directa de los genes.”