Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

jueves, noviembre 03, 2011

La transdimensionalidad y el Big Data

Según la teoría del todo de Valdeandemagico, la transdimensionalidad de la tecnología de la información, viene bien explicada con el Big Data.

 Valdeandemagico, lleva tiempo hablando de que la teoría del todo de Valdeandemagico es transdimensional, y muy poca gente lo entiende. Hasta ahora casi todo lo que nos han contado, han sido cuentos de hadas y ha hecho que nuestra mente piense como Caperucita Roja y el lobo feroz, y por ello es difícil de entender el nuevo paradigma. Cuando hablamos de transdimensionalidad, no hablamos de cosas cosas raras como curvaturas, tiempos y demás, sino que simplemente hablamos de la tecnología de la información, y eso significa que transdimensional implica que al final todo se ve con todo. El ejemplo que ponemos hoy, es sobre el Big Data, el nuevo modelo de tecnología de la información  que estamos diseñando, recordando lo que dice la teoría del todo de Valdeandemagico, de que el ciclo de la vida significa que el Universo Inteligente diseña maquinas moleculares, las cuales evolucionan creando inteligencia hasta crear un Universo Inteligente.

Y hablando de transdimensionalidad, y de Big Data, nada mejor que  este magnífico estudio sobre el Big Data. Y éste es el proximo paso que va a dar la humanidad, que simplemente sigue un guión establecido, una hoja de ruta que se repite constantemente. Nos dicen que el mayor reto está en saber sacar provecho de la gran cantidad de información de la que dispone una empresa; es decir, hacer que esta información llegue al lugar correcto, en un formato fácil de entender y que se pueda utilizar para mejorar procesos con el fin de crear los productos y servicios que más se adapten a los gustos y hábitos de los clientes. El término para describir esta información es “Big Data” y se caracteriza, no sólo por grandes volúmenes, sino también por su multidimensionalidad, contemplando variables como por ejemplo tipos y fuentes de información o velocidad de entrada y salida de información.

Y es muy imporante lo que nos aconsejan para avanzar en la investigación y desarrolo, Big Data puede requerir cambios importantes dentro de la organización, como por ejemplo la contratación de especialistas de análisis de datos.


Eso es justo lo que la teoría de Valdeandemagico intenta destacar siempre, ya no vale con ser un experto en biología, o psiquiatría, o química, o física, sino que si que quiere avanzar en dicho campo, hace falta añadir especialistas en análisis de datos, especialistas en la tecnología de la información, ya que en último termino, es lo que controla absolutamente todo lo que llamamos VIDA.

Luego la importancia según valdeandemagico del Big Data sobre lo que estamos diseñando es que puede servir para averiguar como fuimos diseñados nosotros, los humanos, así como luego hemos ido siendo modificados.

¿Por qué Big Data?

Los sistemas Big Data, diseñados para conjuntos de datos extremadamente grandes, ofrecen una alta escalabilidad y manejan a menudo terabytes o petabytes de datos, cuya gestión mediante sistemas tradicionales sería demasiado cara y difícil.

El Big Data es la utilización de grandes cantidades de información para, por ejemplo, generar ventajas competitivas o mejorar el servicio. Esta información puede provenir tanto de la actividad de una empresa como de los propios clientes. Y, según Fernando Maldonado, Program Manager de IDC, es “el nuevo cloud”.
Maldonado estuvo en la décima edición del Informatica Day, donde habló de la irrupción del Big Data en el que, según dijo, será su año.
Esto se debe a que ha comenzado a ser utilizado por más tipos de empresas. Un ejemplo es Rolls Royce. La compañía británica ha comenzado a incluir sensores en sus motores que proporcionan información en tiempo real sobre las piezas. Esto ha supuesto un cambio esencial, pues ha pasado de vender un producto a vender, además, un servicio. Es decir, ha obtenido una ventaja competitiva a través de los datos.
Pero las empresas no son las únicas que generan información. Hoy en día se ha producido un cambio en el patrón y ahora son los usuarios quienes más información generan, ya sea de forma activa o pasiva (sus datos de navegación, por ejemplo).
De este modo, se crea una cantidad enorme de datos. Según Maldonado, cada segundo se crean 57,07 Terabytes de información en todo el mundo (el año pasado la cifra era de 38,05 Tb).
Sin embargo, los datos en tránsito (aquellos que tienen una vida más efímera, como los producidos al navegar por una web) ascienden hasta los 570 Tb por segundo. Y también pueden ser muy útiles. Amazon, por ejemplo, debe el 30% de su facturación a sus sistemas de recomendación inteligente, basados en estos datos.
Y la tendencia va a seguir siendo la misma. En 2010 se crearon 1,8 millones de Petabytes (1,8 Zettabytes) de información, mientras que en 2009 ‘sólo’ se habían creado 0,8 millones. Para 2020, según las previsiones, se crearán 35 millones de Pb al año.
No obstante, la capacidad de almacenamiento no está creciendo de forma tan rápida. Por lo tanto, muchos de estos datos se perderán.
Una alternativa es utilizarlos, gracias a las herramientas que proporciona el Big Data.  Pero, por otro lado, hay que tener en cuenta una serie de factores antes de comenzar a almacenar y analizar la información: si se podrá encontrar, si cumple con las normativas, si está protegida, si es fiable, si es precisa, si es relevante y, sobre todo, si se podrá generar valor con ella.
El valor, por su parte, no tiene que ser económico necesariamente (es decir, no tiene que significar una fuente de ingresos directamente) y puede presentarse de muchas formas, como una mejora en el rendimiento, una nueva segmentación, una automatización de las decisiones o, como en el caso de Rolls Royce, el descubrimiento de un nuevo modelo de negocio.


 “Big Data


Big Data” es una frase que ha saltado directamente del cuarto de computación de alto rendimiento de algún oscuro departamento de IT hacia los hashtags de Twitter. Desde entonces es una frase que encontramos habitualmente en ponencias y presentaciones de proveedores de virtualización de procesamiento y almacenamiento… pero ¿qué significa exactamente?
Según Wikipedia, Big Data se refiere a conjuntos de datos que crecen tan rápidamente que no pueden ser manipulados por las herramientas de gestión de bases de datos tradicionales. Sin embargo, el tamaño no es el único problema al que nos enfrentamos si buscamos una solución: además de almacenarlo, es necesario capturar, consultar, gestionar y analizar toda esta información.
Al margen del análisis de tendencias de negocio, los científicos se encuentran regularmente con problemas generados por el almacenamiento y procesamiento de Big Data en la investigación biológica, simulaciones físicas complejas, meteorología…
Sin irnos a estos extremos, no son pocas las grandes compañías que tendrán que enfrentarse a este problema a corto plazo sin necesidad de contar con especialistas en análisis biológico entre sus filas, o incluso sin nisiquiera proponerse explotar información para obtener una ventaja competitiva. Por ejemplo, para muchas compañías es necesario mantener a lo largo de tiempo, ya sea por imposición legal o por pura operatividad, un gran número de datos estructurados y no estructurados: grandes masas de documentos, emails, y otras formas de comunicación electrónica que es necesario almacenar o consultar y que no hacen otra cosa que crecer de forma exponencial.
Sin embargo, el concepto de Big Data se extiende más allá de lo que estamos acostumbrados a entender por “grandes volumenes de información”. Siempre que hagamos una búsqueda, enviemos un email, usemos un teléfono móvil, actualicemos una red social, usemos una tarjeta de crédito, vayamos al gimnasio, activemos el GPS, demos parte a un seguro o hagamos la compra en el supermercado dejamos detrás de nosotros una montaña de datos, huellas digitales y registros que ofrecen una información muy valiosa y cuyo estudio es la ambición de todo analista. La enorme cantidad de datos que generan empresas, usuarios y dispositivos, ha experimentado un crecimiento explosivo que requiere su análisis para obtener ventajas competitivas. El Big Data se está convirtiendo en el punto de inflexión de las empresas que consiguen “dominarlo”, empresas que se han dado cuenta que la manera de obtener ventaja es tener la capacidad de procesar uno de sus principales activos: la información que la propia empresa genera.
Sin embargo no sería correcto olvidar otros retos, al margen de los tecnológicos, que nos encontraremos al llevar a cabo esta tarea. En primer lugar, los datos por sí mismos son incapaces de producir un beneficio. Solo los humanos que sepan explotarlos podrán hacerlo. Es por esto que además de la tecnología necesaria para mover tal volumen de datos, es necesario afinal al máximo las metodologías y procesos que se utilizan para acceder y explotar esta información. Por otro lado, privacidad. ¿Como se podrían garantizar los derechos fundamentales de privacidad de los usuarios ante un escenario así? ¿Serán aún aplicables o técnicamente viables algunos requisitos legales como el derecho de acceso en unos años?
Para concluir, os dejo una ya manida reflexión de Eric Schmidt (ex CEO de Google) que nos da idea de la magnitud de la información que estamos comentando: “entre el nacimiento del mundo y el año 2003, hubo cinco exabytes de información creada. Actualmente creamos cinco exabytes cada dos días“.


3 comentarios:

El pez y la pluma dijo...

Gracias por otro fantástico artículo. Me gustaría hacerte algunos comentarios al respecto. Junto a todo este desarrollo tecnológico de la información, rapidísimo por otro lado, no podemos olvidar que se está produciendo uno mucho más importante que es el desarrollo de nuestra energía vital, como si de alguna manera se hubiera abierto la válvula que la deja liberarse de un larguísimo letargo. En este proceso ya hemos conocido que somos antenas y que lo que hacemos es enviar-recibir vibraciones. De hecho, en lo que deberíamos estar todos trabajando ya sería en encontrar lo que yo llamo la 5ª Sintonía, es decir en cómo sintonizar con la frecuencia de la memoria universal. El primer pasito está en nuestro propio cuerpo, sintonizar nuestros sentimientos-emociones con nuestros pensamientos. Simplemente con esto ya somos capaces de recibir cantidades muy valiosas de información la cual, imagino, que solo es el principio de la inmensidad que viene. Cuando dices “Solo los humanos que sepan explotarlos podrán hacerlo” es seguro que los analistas biológicos harán su agosto por un tiempo, y bien merecido por cierto, sin embargo nuestro futuro cercano es el de ser todos analistas, por decirlo de otra manera, vamos todos a otra dimensión. Sabido esto, podemos decir que la ciencia oficial está obsoleta, lo que entendemos por empresa está obsoleto y así llegamos a que el mundo que vivimos ya no nos sirve, está obsoleto completamente. De ahí las turbulencias por las que estamos pasando ahora hasta que todo se reorganice. Pero en definitiva estamos perdiendo el tiempo. No es que esto tenga importancia porque llevamos siglos dormidos, pero sí siento que si no fuera por los impedimentos podríamos estar mucho mas lejos que el Big Data. Supongo que esto es debido al pánico arraigado y generalizado al cambio, a que nos ha cogido por sorpresa y especialmente a que los grandes poseedores y controladores de este conocimiento de ninguna manera permiten que se universalice puesto que saben positivamente que es su fin. Nos tienen entretenidos mientras trabajan en como tener el control de nuevo de la nueva era. Me temo que esta vez no les va a salir bien… porque el cambio ya está hecho y esto es un viaje sin retorno se empeñe quien se empeñe. La humanidad ha ganado la batalla aunque aun no sea consciente de ello. Por tanto y volviendo a tu articulo, la nueva empresa ya no teme la competencia sino que lo que le interesa es incorporar gente sintonizada. No importa si la información de la Big Data la toman otros o no, de hecho es mucho mejor que la tomen. No existe ya el concepto competencia sino que todo será apertura. Esto significa que la Big Data va a liberar toda la información para quien quiera cogerla. Será una enciclopedia mundial y además, con manual de instrucciones. Una vez superado esto,-creo que pronto- entonces ya pasaremos al acceso infinito universal. La Big Data es una transición hacia el total, como lo son las energías alternativas. Es otra réplica, como “the cloud”, a mayor escala, de la memoria universal, en la que toda la información planetaria, presente, pasada, futura, se recibe, se junta, y el proceso inteligente la organiza, de tal manera que es capaz de crear ideas plausibles -desde un infinita masa de información-, a la que todos tenemos (o tendremos) acceso. Estamos avanzando muchísimo más rápido de lo que nadie hubiera podido soñar. Gracias de nuevo y un abrazo.

valdeandemagico dijo...

Muy muy buen comentario. Muchiiiisimas gracias por tu sabiduría.

Destacar una nueva palabra que también se abre camino, nos estamos haciendo PROSUMIDORES, es decir, consumimos tecnologicamente lo que producimos. http://prosumidores.indignados.tel/

Es decir, cada uno de nosotros pasamos a ser productores, y consumidores de lo que producimos. Es un gran cambio, y una nueva mentalidad...

Técnicamente podría decirse que pasamos de un control centralizado a un control distribuido.

valdeandemagico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.