Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

viernes, noviembre 18, 2011

Las estrellas también son trituradoras como las de Valdeandemagico

 Según la teoría del todo de Valdeandemagico toda la materia se mueve como trituradoras giratorias, y la fuerza de absorción producida por el giro, es lo que llamamos fuerza de gravedad, y lo expulsado es lo que conocemos como fuerza electromagnética.

Pintaderas canarias que encierra toda la sabiduría

Bueno, este principio tan básico de explicar toda la física de la materia, y que cuando a un niño le explicas de esta forma el porqué le atrae la tierra, lo entiende rápidamente, sin embargo son magufadas para la ciencia oficial.

Sin embargo algo va cambiando, ya que hace años ya vieron que existían los agujeros negros, luego que la mayoría de las galaxias lo tenían, luego vieron que no solo absorben, sino que expulsan... Y ahora, acabamos de leer la noticia de que ya algunas estrellas ya tienen la forma espiral. Logicamente siguiendo esta evolución en unas décadas se llegará a pensa que los atomos de hidrógenos actúan como una trituradora, y ese día algunos diremos, caramba que gran descubrimiento.

 Logicamente a primera vista parece imposible pensar que el sol es una trituradora, pero cuando uno piensa que esto es como los motores, que pueden ser de dos tiempos, de 4, de 6... Y ahora pensamos que el sol tiene una famosas manchas oscuras, por donde absorbe lo que le llega, y que luego emite constantemente una buenas llamaradas, expulsando lo comido, pues puede que no resulte tan raro entenderlo.


Sin embargo imaginaros lo que puede avanzar la ciencia ya solo con cambiar la forma de pensar, digamos, por ejemplo, que los conocimientos aplicados para el funcionamiento del TAC, o de la resonancia magnética, no solo se deben a algo tan simple que dicen del cambio del spin de rotación, sino que realmente los átomos absorben la energía recibida, y la vuelven a emitir mandando muchísima más información que solo el cambio de spin.

Espiral de Valdeande que nos enseña que todo gira, y gira.

Lo más curioso es que todo esto, nuestros antepasados lo tenían clarísimo y nos lo dejaron grabado por todos los sitios, para que luego no digamos que nadie nos haya dicho nada. Como ejemplo podemos poner una foto de alguna pintadera canaria, donde según la teoría del todo de Valdeandemagico estuvieron los Campos Eliseos, el Jardín de las Hespérides, y cuyo símbolo central de 80 metros de alto, que tallaron en el centro de las islas Hespérides, es exactamente igual al símbolo que luego grabaron en la entrada a la pirámide de Keops. Ellos, además de diseñar la escritura que ahora usamos, también nos dejaron esas misteriosas pintaderas cuyos símbolos grabados llevan todo el conocimiento del que estamos hablando.


Y como recuerdo romántico, esa espiral  de Valdeande que estuvo siempre presente en mi infancia.

El espectáculo de las estrellas espirales

Brazos espirales en la estrella SAO206462 | NAOJ/Subaru, Grady et 
al.Brazos espirales en la estrella SAO206462 | NAOJ/Subaru, Grady et al.
El astrónomo Rafael Bachiller nos descubre en esta serie los fenómenos más espectaculares del Cosmos. Temas de palpitante investigación, aventuras astronómicas y novedades científicas sobre el Universo analizadas con profundidad.

Recientemente se han descubierto unas formas espirales espectaculares en torno a dos estrellas. Estas observaciones muestran que el patrón espiral, omnipresente en galaxias y en muchos otros fenómenos naturales, podría ser también importante en las estrellas.

Espiral en una estrella joven

Componentes de SAO206462 | NAOJ/Subaru, Grady et al.
La primera estrella con una espiral, llamada SAO206462, está en la constelación del Lobo (Lupus) a unos 400 años luz de la Tierra. Es una estrella joven rodeada de un disco de gas y polvo, algo más grande que el tamaño de la órbita de Plutón. Un disco en el que podrían haberse formado planetas, o en el que podrían estar formándose actualmente.

Componentes de SAO206462 | NAOJ/Subaru, Grady et al.
Al buscar tales posibles planetas, un grupo de astrónomos encabezado por Carol Grady (Eureka, Scientific Inc., Centro Goddard de la NASA) descubrió unos bellos brazos espirales.
La formación de tales brazos de gas y polvo podría deberse a la presencia de planetas en el disco. Esto se confirma mediante simulaciones por ordenador del efecto ejercido por tales hipotéticos planetas sobre el material de su entorno. Un único planeta es suficiente para desarrollar un brazo espiral en cada uno de dos lados opuestos del disco circunestelar. Los brazos observados en SAO206462 sugieren que podría haber allí dos planetas esperando a ser descubiertos.
Las observaciones se llevaron a cabo con el telescopio Subaru del Observatorio Astronómico Nacional de Japón emplazado a 4200 metros de altitud en Mauna Kea (Hawai, EEUU)
La espiral CRL3068 | NASA/ESA Hubble
La espiral CRL3068 | NASA/ESA Hubble

Espiral en una estrella moribunda

La segunda estrella espiral fue observada por el telescopio espacial Hubble. La estrella se llama CRL3068 o LL Pegasi y se encuentra a unos 3000 años-luz de distancia en la constelación de Pegaso. Esta espiral, increíblemente perfecta, presenta una bellísima estructura con múltiples vueltas en torno a la estrella.
El descubrimiento fue realizado por Mark Morris (Univ. California en Los Ángeles) y un equipo internacional de astrónomos, en el que participa la española Carmen Sánchez-Contreras (CSIC). Esta nebulosa espiral tan sumamente regular tiene su origen en una estrella binaria, esto es, un sistema de dos estrellas próximas que se encuentran orbitando una en torno de la otra. La binaria ha sido observada directamente en unas imágenes infrarrojas que fueron tomadas por el mismo equipo con el telescopio Keck. Este telescopio, equipado con un espejo de 10-m, es uno de los más grandes del mundo y, al igual que el Subaru mencionado antes, se encuentra en Mauna Kea.
La binaria CRL3068 en el centro de la espiral | Keck Telescope, 
Morris et al.La binaria CRL3068 en el centro de la espiral | Keck Telescope, Morris et al.
En CRL3068, una de las estrellas de la binaria es una “gigante roja”, es decir una estrella ya vieja, mucho más evolucionada que nuestro Sol. Tales estrellas, según van agotando la energía nuclear de su interior, eyectan al espacio sus capas más superficiales, en la forma de vientos supersónicos (con velocidades cercanas a 50.000 km/h). En nuestro caso, este viento no se expande de manera esférica (como sucede en las estrellas individuales), sino que la segunda estrella de la pareja, al orbitar en torno a la gigante roja, arrastra el material eyectado por esta estrella y lo distribuye por el espacio formando ese característico patrón espiral.
Las revoluciones sucesivas de la espiral reflejan por tanto el periodo orbital de la estrella doble. Cada 800 años (el tiempo empleado por la binaria en completar una órbita) se produce una nueva vuelta en esta nebulosa espiral compuesta por el gas y el polvo perdido por la estrella gigante roja que forma parte de la pareja.
El material de la espiral en CRL3068 es frío y oscuro pero, sorprendentemente, la débil luz galáctica ambiente es suficiente para iluminarlo levemente (un poco más por la parte derecha de la imagen, donde hay algo más de radiación) permitiendo así la observación de la magnífica y delicada espiral.

También interesante

La espiral en WR104 | Keck Telescope.La espiral en WR104 | Keck Telescope.
  • Otra espiral similar en algunos aspectos a la de CRL3068, pero mucho menos estudiada, se encuentra en la estrella WR104. Se trata de una estrella también binaria en la que una de las componentes es muy evolucionada y muy masiva.
  • La espiral se considera un patrón natural de carácter universal. Además de en las galaxias, las formas espirales abundan en los huracanes, los océanos y en muchos fenómenos biológicos, por ejemplo en las caracolas, los cuernos de los alces y en muchos vegetales.
  • 'La noche estrellada', de Van Gogh. 'La noche estrellada', de Van Gogh.
  • Las imágenes de SAO206462 y CRL3068 recuerdan las estructuras del famoso cuadro 'La noche estrellada' del gran Vicent van Gogh, un pintor que siempre estuvo fascinado por los cielos.


Rafael Bachiller es director del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional).


Por primera vez, un grupo de astrónomos ha conseguido realizar la descripción completa de un agujero negro, el monstruoso Cygnus X-1, una concentración de masa tan densa que ni siquiera la luz puede escapar de su gigantesco tirón gravitatorio de gran alcance. Las precisas mediciones han permitido a los investigadores reconstruir la historia del objeto desde su nacimiento hace unos seis millones de años. El impresionante agujero negro, cuya distancia exacta de la Tierra es de 6.070 años luz -un importante dato para concluir el resto de sus características- es casi 15 veces más masivo que nuestro Sol y gira a una velocidad endemoniada de 800 veces por segundo. Resulta prácticamente imposible imaginar ante nuestros ojos una fuerza de tal calibre. La investigación aparece publicada en la revista Astrophysical Journal.
Usando varios telescopios, tanto terrestres como en órbita, los científicos han desentrañado los viejos misterios que esconde el objeto llamado Cygnus X-1, un famoso sistema estelar binario descubierto por producir fuertes emisiones de rayos-X desde hace medio siglo. El sistema consta de un agujero negro y una estrella compañera de la que el agujero negro succiona material. Los esfuerzos de los científicos produjeron las mediciones más precisas realizadas jamás de la masa del agujero negro y de su velocidad de rotación.
«Debido a que ningún otro tipo de información puede escapar de un agujero negro, conocer su masa, giro y carga eléctrica nos proporciona una descripción completa del mismo», dice Mark Reid, del Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica (CfA). «La carga de este agujero negro es casi cero, por lo que medir su masa y su giro hace nuestra descripción completa», agrega.
A pesar de que Cygnus X-1 ha sido estudiado intensamente desde su descubrimiento, los intentos anteriores de medir su masa y giro han sufrido la falta de una medición precisa de la distancia de la Tierra. El equipo liderado por Reid utilizó el Very Long Baseline Array (VLBA), un radiotelescopio de la Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU., para hacer una medición trigonométrica directa de la distancia. Las observaciones realizadas con VLBA señalaban una distancia de 6.070 años luz, mientras que las estimaciones anteriores habían variado de 5.800 a 7.800 años luz.

Uno de los más masivos de la Vía Láctea

Armados con la nueva medición, la distancia precisa desde el agujero negro a la Tierra, los científicos utilizaron los datos de distintos telescopios y observatorios, entre ellos el Chandra de rayos X, para obtener sus conclusiones. Resultó que Cygnus X-1 es casi 15 veces más masivo que nuestro Sol y gira 800 veces por segundo. «Esta nueva información nos da importantes pistas sobre cómo nació el agujero negro, lo que pesaba y lo rápido que daba vueltas», aclara Reid.
«Conseguir una buena medición de la distancia era crucial -prosigue Reid-. Ahora sabemos que Cygnus X-1 es uno de los agujeros negros más masivos de la Vía Láctea», indica Jerry Orosz, de la Universidad Estatal de San Diego. «Y su giro es tan rápido como el de cualquier agujero negro que hayamos visto», añade.
Además de medir la distancia, las observaciones del VLBA, hechas durante 2009 y 2010, también han medido el movimiento de Cygnus X-1 a través de nuestra galaxia. Ese movimiento, según los científicos, es demasiado lento para que el agujero negro haya sido producido por la explosión de una supernova. Una explosión semejante habría dado al objeto de una buena «patada» que lo enviaría a una velocidad mucho mayor. «Existen indicios de que este agujero negro pudo haber sido formado sin una explosión de supernova, y nuestros resultados apoyan esta idea», explica Reid.

Neutrinos

LHC (Gran Colisionador De Hadrones)
Foto: MAXIMILIEN BRICE
MADRID, 18 Nov. (REUTERS/EP) -
   El experimento del Gran Colisionador de Hadrones (LHC) denominado 'OPERA', donde participan 160 investigadores de 11 países, ha vuelto a detectar anomalías en la velocidad de desplazamiento de los neutrinos, unas partículas cuyas "enigmáticas características" han demostrado que podrían viajar a "una velocidad ligeramente superior a la de la luz".
   Según explican los científicos, de confirmarse estos resultados supondría un cambio en la perspectiva de la Física actual, ya que, según la Teoría de la Relatividad de Einstein, la velocidad de la luz es el "límite de velocidad" impuesto por la naturaleza, es decir, no hay nada más rápido que la luz, o al menos no debería haberlo según lo establecido.
   Para poder llegar a estas conclusiones dicho experimento ha mejorado el anterior al introducir algunos cambios para detectar posibles fallos. Así, ha observado 20 eventos de "neutrinos limpios" emitidos desde los 730 kilómetros que separan la sede de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en inglés) y el Laboratorio Nacional subterráneo de Gran Sasso (Italia).
   Precisamente, se ha demostrado que estas partículas subatómicas pueden atravesar la materia ordinaria prácticamente sin interaccionar, lo que les permite alcanzar esos límites de velocidad. Los resultados de OPERA, según confirma el CERN, confirmarían la precisión de las mediciones de OPERA.
   "Se han comprobado muchos de los aspectos de este análisis para volver a examinarlos desde diferentes fuentes. Las nuevas mediciones no cambian la conclusión inicial. Sin embargo, las anomalías observadas en la velocidad de la luz de los neutrinos desde CERN a Gran Sasso necesitan todavía un mayor escrutinio y pruebas independientes antes de confirmar o refutar estos resultados", agrega el CERN.