Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

domingo, julio 14, 2013

Visualizando i-fotones de la pirámide de Keops

Valdeandemagico en La Celda Planetaria

Según la Teoría del Todo de Valdeandemagico, la pirámide de Keops se construyó para monitorizar datos físicos de la tierra y mandarlos al espacio. Cada poco tiempo la orgnonita del sarcófago se saturaba y emitía un pulso, el cual recorría las guías de onda, llegaba a la sonda detectora, que era la cámara subterránea, cogía la información que había ahí, y se reflejaba. Volvía a recorrer las guías de onda, y llegaba a la camára del Rey, donde modulaba a la portadora del amplificador fractal, 1,42 Khz que allí se creaba, y salía por los conductos de ventilación los pulsos llevando la información de parámetros físicos del planeta tierra. Pues bien, en este vídeo podemos visualizar el como salían dichos pulsos por los llamados conductos de ventilación.


En este capítulo analizamos en qué lugares del mundo, estos Dioses antiguos, dejaron sus huellas a través de sus pirámides, megalitos y monumentos, haciendo alarde de unos conocimientos en ingeniería y matemática que desafían la ciencia actual. Desde las pirámides egipcias, hasta Puma Punku en Bolivia, realizamos un recorrido por las grandes edificaciones, intentando responder cómo y para qué se construyeron. También planteamos la posibilidad de que nuestra propia especie haya sifo el resultado de una manipulación genética a gran escala. Sin dejarnos en el tintero el papel que jugaron los templarios en su particular cruzada, de la que eran conocedores de los grandes secretos de los Dioses.
En esta ocasión contamos con la inestimable colaboración de grandes expertos como el ingeniero José Alfonso Hernando, el físico Artur Sala, el periodista Carlos Mesa, el Ufólogo Josep Guijarro, o el investigador José Luís Camacho.