Según valdeandemagico, la pirámide de Keops medía la estabilidad magnética del planeta tierra (además de temperatura, vientos, movimientos sismicos...)y mandaba dichos datos al espacio. La camara del Rey, era el amplificador fractal, cuya señal portadora (1.42 Ghz) salía por los conductos de ventilación. Todas las medidas de canalizaciones, cámaras y demás están relacionadas con las ondas electromagnéticas que por ahí viajaban.

miércoles, octubre 23, 2013

El glutamato monosodico (E-621) nos envenena lentamente.

¿Por qué todo producto envasado tiene glutamato monosódico, el E 621, el potenciador de sabor, la droga para engancharnos en los alimentos?
En todos los supermercados actuales, el proceso es matar el alimento para que dure mucho tiempo, se le echa mucha droga E-621 para que nos enganche su sabor, y así crear productos muy baratos, muy rentables económicamente, transparentes a las inspecciones sanitarias, fieles a su cultura de la enfermedad, y solo con el tiempo es cuando vemos que nuestro cuerpo se degrada por algo que para la medicina es invisible.
Las autoridades sanitarias que debieran de luchar por nuestra salud, solo se centran en la enfermedad, pero cuando ya es demasiado tarde
..

Juan Roig: 'Nos equivocamos al vender el producto fresco como el seco, todo empaquetado'

  • Define el éxito de Mercadona en estrategias como 'siempre precios bajos'

  • Marcas blancas: 'Todos los productos son de fabricantes, no los hace el espíritu santo'

  • Los próximos años 'los precios deben ser locales'

"Nos iba tan bien que decidimos hacer las ruedas cuadradas y vender el producto fresco como si fuera seco, todo empaquetado. Y nos equivocamos". El presidente de Mercadona, Juan Roig, ha explicado la apuesta de la cadena de supermercados valenciana por el producto fresco que, de momento, ya está implantado en la sección de pescado de todas las tiendas y que ha resumido en la aspiración de crear "una cadena agroalimentaria sostenible y que integre al sector primario".
Y lo ha explicado un Roig en estado puro, con ejemplos llanos y ante un estudiado auditorio: un millar de directivos de la industria del gran consumo que se cita anualmente en el del Congreso de Aecoc y que ha arrancado este miércoles en Valencia. Según el fundador de Mercadona, el cambio es de tal calado que "ha retrasado la salida a países extranjeros" de la compañía con la que tanto se había especulado, y se extenderá a las frutas y verduras en el año 2014. En la sección de charcutería y carnes sigue de momento "en el laboratorio", aunque se trabajará en ello hasta 2020.
En su intervención no ha perdido ocasión para intentar desmontar algunos mitos en torno a la marca de distribución -o más conocida como marca blanca- y las polémicas con las marcas de fabricantes que resucitó la tramitación de la recientemente aprobada Ley de la Cadena Alimentaria: "todos los productos son de fabricantes, no los hace el Espíritu Santo".
También ha desgranado la evolución de sus supermercados a partir de las decisiones estratégicas que la han caracterizado desde que "una crisis familiar nos separa de Cárnicas Roig -la empresa que fundó su padre en los años 40- y empezamos Mercadona como independiente, con tres hermanos".
Y entre estas decisiones ha citado "la incorporación del código de barras y el escáner"; la política de "SPB" -siempre precios bajos-; el "modelo de calidad total" donde "la empresa no es sólo el capital y el cliente es el jefe porque tiene poder sobre su vida y su muerte"; y la creación de la marca Hacendado para condensar su visión de "calidad alimentaria, seguridad y precio". Bajo estas premisas, Roig se ha reafirmado en su máxima de que "lo único que en Mercadona no cambia es el cambio" que, ahora, para dictaminar la vuelta de sus tiendas al concepto del mercado y los tenderos.
¿Las claves del cambio? Que el producto esté fresco en el más amplio sentido de la palabra: del mar o el campo directamente al supermercado, sin pasar por el bloque logístico. Pero también una inversión de "15 millones de euros para 21.000 personas" en lo que él mismo define como "formar tenderos". Y, por supuesto, "un esfuerzo físico y de cambio de diseño de las tiendas".
Las cifras para 2014 certifican este cambio. La cadena comprará "40.000 toneladas de pescado en virtud de los acuerdos que ha suscrito con 70 cofradías de toda España", ha detallado. "En 2009 importábamos mucho pescado de Italia y Estados Unidos", ha explicado, ahora sostiene que "lo que más valor añade es comprar el pescado de la lonja de al lado".
Con ello "aspiramos a que los jefes -el cliente al que así siempre se refiere- nos hagan la compra total", ha insistido Roig, que ha recordado cómo, tras decidirse en Mercadona por vender todo el producto fresco en bandejas y como si fuera producto seco, "nos dimos cuenta que al lado de los Mercadona siempre abrían fruterías y no colmados".
Así las cosas, en la Mercadona de los próximos años "los precios deben ser locales". De ello se dieron cuenta con la venta de boquerones en Málaga y en Barcelona. "Hay 60 lonjas en España que venden boquerones, por lo que los precios tienen que ser distintos", ha referido un Roig que ha reconocido también que esto "ha roto los esquemas en Mercadona". Por esta razón "si a las 8 de la tarde no hemos vendido las lechugas, bajamos el precio porque hay que liquidarlas en el día". Lo que no se venda, se retira, sin perjuicio de que al día siguiente se vuelva a colocar "para saldarlo".

martes, octubre 08, 2013

La gran estafa del Premio Nobel de física al bosón de Higgs

A la par que conceden el premio Nobel de física a Higgs, por su sin sentido boson de Higgs, pero económicamente muy rentable, también conceden el premio mundial de alimentación a Monsanto, la empresa más dañina en la alimentación humana. Lo cual demuestra que el dinero lo puede todo, incluso en temas como la física, o la salud.


Peter Higgs,  gana el Nobel de Física

Peter Higgs, junto a una figura de Albert Einstein en el museo CosmoCaixa de Barcelona. | Antonio MorenoPeter Higgs, junto a una figura de Albert Einstein en el museo CosmoCaixa de Barcelona. | Antonio Moreno
Tras haber ganado el Hallazgo del Año de la revista 'Science' y el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica, junto con su colega belga François Englert y el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) de Ginebra, Peter Higgs es el claro favorito para ganar este año el premio Nobel de Física. Desde que en 2012 el CERN confirmara la existencia de la partícula bautizada con el nombre del científico británico -el bosón de Higgs-, su nombre ha sonado con fuerza para recibir el galardón de la Academia de Ciencias sueca, que se anunciará el martes por la mañana en Estocolmo.
Al fin y al cabo, la trascendencia de la llamada 'partícula de Dios' para la Física (aunque a Higgs no le gusta nada este apodo) se ha comparado con la importancia que tuvo el hallazgo del ADN para la biología. La comprobación de la teoría que postuló Higgs hace casi medio siglo, en 1964, era la pieza que faltaba para explicar cómo la materia adquiere su masa, y así apuntalar el Modelo Estándar que rige la Física del universo tal y como la conocemos.
Si no fuera por el bosón de Higgs, las partículas fundamentales de las que se compone todo, desde un grano de arena hasta las personas, los planetas y las galaxias, viajarían por el Cosmos a la velocidad de la luz, y el Universo no se habría 'coagulado' para formar materia.

Un hallazgo con siete 'padres'

Sin embargo, el obstáculo que podría complicar la concesión del Nobel a Higgs es la dificultad del jurado a la hora de decidir con quién debería compartir el galardón. La teoría del bosón, en realidad, se realizó de forma simultánea por seis científicos en diferentes grupos. Brout falleció en 2011, pero aparte de Higgs, otros cuatro físicos que desarrollaron la teoría en la misma época que él siguen vivos: el belga François Englert (con quien compartió el Príncipe de Asturias), el británico Tom Kibble y los estadounidenses Gerald Guralnik y Carl Richard Hagen. Sin embargo, el Nobel sólo lo pueden ganar un máximo de tres científicos, así que la decisión del jurado no será fácil, y podría levantar una polémica sobre los 'otros padres' del bosón que quedarían excluidos.
También se baraja la posibilidad, como ya hizo el jurado del Príncipe de Asturias, de que el galardón premie a Higgs junto con el CERN, en cuyo acelerador de partículas, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), se confirmó la existencia del bosón. Sin embargo, ésta sería una decisión insólita, ya que el Nobel sólo ha premiado en una ocasión a una institución, cuando el Panel de Científicos de Cambio Climático (IPCC) de la ONU compartió en 2007 el galardón en la categoría de la Paz con el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore.
En todo caso, a pesar de la controversia que podría desatar la concesión del Nobel a Higgs, en detrimento de alguno de los otros autores de la teoría del bosón, algunos científicos, como el catedrático de Física de la Universidad de Oxford Ken Peach, consideran que sería "un escándalo" que Higgs no ganara el premio este año.

Ruptura de simetría

El descubrimiento del bosón de Higgs fue anunciado el pasado 4 de julio de 2012 en el auditorio principal del CERN, en Ginebra, en medio de una gran expectación científica. La partícula postulada por el científico británico es clave para explicar cómo otras partículas elementales -aquellas que no están compuestas de partículas más pequeñas, como electrones o quarks- obtienen su masa.
El bosón de Higgs confirmaría lo que los expertos llaman la rotura espontánea de la simetría. Para que funcione el Modelo Estándar, las leyes físicas deben cumplir una simetría que permite el orden que hay en la naturaleza y que sigue principios muy básicos. Pero tiene un problema: para que eso sea cierto los cuerpos no deben tener masa y eso está en flagrante contradicción con lo que observamos en el Universo.
Por ese motivo, Peter Higgs predijo la existencia de un mecanismo que se puede describir como un campo invisible presente en todos y cada uno de los rincones del universo. Ese campo es precisamente el que hace que las partículas que lo atraviesan tengan masa. El bosón de Higgs es el componente fundamental de ese campo, de la misma manera que el fotón es el componente fundamental de la luz.
El LHC, un acelerador de partículas capaz de generar suficiente energía como para producir bosones de la misma forma que surgieron poco después del Big Bang que formó el Universo, se creó con el principal objetivo de descubrir esta partícula que puede explicar el origen del


Científicos y ambientalistas indignados por este premio Nobel a Monsanto: Los transgénicos destruyen la biodiversidad dañando al ser humano

Científicos y ambientalistas indignados por este premio Nobel a Monsanto: Los transgénicos destruyen la biodiversidad dañando al ser humano 

por Sylvia Ubal
¿Cómo puede ser que se conceda un galardón a una compañía que ha sido denunciada en el mundo entero, porque sus productos son considerados altamente dañinos para la salud?
Robert T. Fraley, vicepresidente ejecutivo de Monsanto, de la trasnacional conocida como la gigante de los transgénicos, fue galardonado con el prestigioso Premio Mundial de la Alimentación, por su mejora de la oferta mundial. ¿Cómo puede ser que se conceda un galardón a una compañía que ha sido denunciada en el mundo entero, porque sus productos son considerados altamente dañinos para la salud?
Vivimos en un mundo al revés, en el que se premia a las multinacionales de la agricultura transgénica, mientras acaban con la agricultura y la agrodiversidad. El día 19 de junio, se dieron a conocer los ganadores del Premio Mundial de la Alimentación 2013, lo que algunos llaman el Nobel de Agricultura, que se otorgó a tres ejecutivos de compañías de la industria transgénica, Robert T. Fraley, vicepresidente ejecutivo de Monsanto y director de tecnología, compartirá los 250 mil dólares del Premio Mundial de la Alimentación con los científicos Mary-Dell Chilton de Syngenta y el tercer galardonado ha sido Marc Van Montagu de la Universidad de Gante (Bélgica), autores de un método que permite insertar genes ajenos en las plantas y que promueven un modelo agrícola que genera hambre, pobreza y desigualdad.
Los mismos argumentos, imagino, que llevan a conceder el Nobel de la Paz a quienes fomentan la guerra. Como dice el escritor Eduardo Galeano, en su libro ‘Patas arriba’ (1998), "…se premia al revés: se desprecia la honestidad, se castiga el trabajo, se recompensa la falta de escrúpulos y se alimenta el canibalismo”.
Con la concesión del premio, a empresas como Monsanto y Syngenta, el jurado promueve la concentración del poder en manos de unas pocas empresas multinacionales, y a su vez nos envía una muy mala señal para el futuro de la seguridad alimentaria y la agricultura al dar la voz a desarrollos tecnológicos que, están destruyendo la biodiversidad, aumentando la dependencia de los agricultores a semillas y productos químicos y que aplican la titularidad de patentes multinacionales, e ignora la evidencia mundial que ha demostrado por miles de años, que la agricultura ecológica puede mejorar la productividad y beneficiar a los suelos y la biodiversidad, sin obligar a los agricultores a comprar las semillas y productos químicos caros.
Los transgénicos destruyen la biodiversidad dañando al ser humano
No sólo son los transgénicos son inseguros, se están destruyendo la biodiversidad, aumentan la dependencia de los agricultores a semillas y productos químicos y conducen a la aparición de súper plagas y súper malezas. Son una receta para la inseguridad alimentaria y la insustentabilidad. Numerosos estudios publicados han demostrado que los productos transgénicos son altamente dañinos para la salud y pueden causar cáncer, infertilidad e incluso malformaciones en los fetos.
Monsanto produce desde pesticidas tóxicos prohibidos como el DDT, los bifenilos policlorados, (Pcb´s, uno de los contaminantes más nocivos jamás fabricados) hasta armas químicas como el agente naranja, utilizada en la guerra de Vietnam. En las últimas tres décadas se ha dedicado a la industria agroalimentaria, produciendo el herbicida más vendido del mundo, el glifosato, más conocido como Roundup, y a la biotecnología, comercializando organismos genéticamente modificados, los transgénicos.
Nos quieren hacer creer que las actuales políticas, son las que nos han conducido a la presente situación de crisis alimentaria, la realidad nos demuestra, a pesar de los discursos oficiales, que el actual modelo de agricultura y alimentación es incapaz de dar de comer a la gente, cuidar de nuestras tierras y de aquellos que trabajan el campo. Hoy, a pesar de que, según datos del instituto GRAIN, la producción de alimentos se ha multiplicado por tres desde los años 60, mientras que la población mundial desde entonces tan solo se ha duplicado, 870 millones de personas en el mundo pasan hambre. Hambre, en un planeta de la abundancia de la comida.
La FAO advierte, en los últimos 100 años desapareció el 75% de la diversidad agrícola La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reconoce que en los últimos cien años han desaparecido el 75% de las variedades agrícolas. Nuestra seguridad alimentaria no está garantizada, al depender de un abanico cada vez más reducido de especies animales y vegetales. En definitiva, se promueven aquellas variedades que más se adecuan a los estándares de la agroindustria (que pueden viajar miles de kilómetros antes de llegar a nuestro plato, que tengan un buen aspecto en las estanterías del supermercado, etc.).
Se nos dice que para acabar con el hambre en el mundo hay que producir más alimentos y que en consecuencia es necesaria una agricultura transgénica. Pero hoy de comida no falta sino sobra. No tenemos un problema de producción, sino de acceso. Y la agricultura transgénica no democratiza el sistema alimentario; al contrario, privatiza las semillas, promueve la dependencia campesina, contamina la agricultura convencional y ecológica e impone sus intereses particulares al principio de precaución que debería de prevalecer.
Comunidad científica y ambientalistas indignados por este premio Nobel
Marie Monique Robin, autora del libro y el documental ‘El mundo según Monsanto’ (2008), lo deja claro: estas empresas quieren "controlar la cadena alimentaria” y "los transgénicos son un medio para conseguir este objetivo”. Premios como los concedidos a Monsanto y Cigüeñita son una farsa, y que están contribuyendo a los problemas que nos mantienen encerrados en un mundo donde cientos de personas pasan hambre mientras hay abundancia de comida y la agricultura, al dar la voz a desarrollos tecnológicos que, aplicando la titularidad de patentes multinacionales, buscan establecer un modelo de agricultura que socava la sustentabilidad y la democracia.
Científicos y activistas de todo el mundo se sienten indignados y expresaron su conmoción frente a la selección de los ganadores El premio envía una muy mala señal para el futuro de la seguridad alimentaria, estas empresas, manifiestan que especialmente los más afectados por sus productos son los países más desfavorecidos, al hambre y la escasez hay que sumar la dependencia que tienen los agricultores de las semillas, productos fitosanitarios y otras herramientas que se utilizan en los cultivos transgénicos. Ponen como ejemplo el caso dramático de la India, muchos agricultores estaban endeudados con las compañías biotecnológicas y al no poder hacer frente a los pagos se suicidaban
Frances Moore Lappé (EE.UU., RLA 1987), autor de “Dieta para un pequeño planeta", comentó: "Los galardonados con el Premio Mundial de la Alimentación están contribuyendo a los problemas que nos mantienen encerrados en un mundo donde cientos de personas pasan hambre mientras